Los investigadores están estudiando la influencia de productos químicos que imitan a las hormonas durante etapas sensibles en la vida de las mujeres.

Aproximadamente el 30% de los cánceres de mama se diagnostican durante la menopausia, una época de la vida marcada por que el cuerpo disminuye la producción de estrógeno y progestina. Una creciente evidencia sugiere que puede ser también un tiempo en que el seno es especialmente sensible a la exposición a agentes químicos que aumentan el riesgo de cáncer.

Para comprender mejor esta relación, los investigadores de City of Hope en California, uno de los centros del país de tratamiento completo del cáncer, están estudiando si la exposición durante la menopausia a ciertos tipos de productos químicos, en particular los disruptores endocrinos (EDC) que interfieren con el sistema de hormonas del cuerpo, contribuye al desarrollo de cáncer de mama.

Dirigido por la epidemióloga molecular, Dra. Susan Neuhausen y por el biólogo cancerólogo Shiuan Chen, los investigadores se centran en dos tipos de productos químicos: Un tipo de retardantes de las llamas llamados PBDE (éter difenil polibrominado) que se usan mucho en los tejidos, aparatos electrónicos y materiales de construcción; y los BPA (bisfenol A), un producto químico que se encuentra con frecuencia en plásticos, latas de comidas y recibos de papel térmico.

“La transición menopáusica es una ventana importante”, dice Neuhausen. “Consideren la Women’s Health Initiative (iniciativa de salud de las mujeres), un estudio nacional a largo plazo  que mostró que las mujeres que usaban terapia de hormonas de reemplazo tenían un mayor riesgo de cáncer de mama postmenopáusico. Debido a que los PBDE y los BPA son productos químicos que imitan a los estrógenos, la hipótesis que tenemos es que también aumentan el riesgo de cáncer de mama”, dijo.

El proyecto City of Hope es uno de seis proyectos de investigación apoyados por el Breast Cancer and the Environment Research Program (BCERP), un esfuerzo común financiado por el National Institute of Environmental Health Sciences y por el National Cancer Institute.

La exposicióna los PBDE se ha vinculado a diversos problemas del desarrollo, incluyendo hiperactividad, escasa atención y problemas de aprendizaje en los niños. El equipo de City of Hope espera ampliar la investigación de los efectos sobre la salud incluyendo el cáncer de mama. Aunque los PBDE se descontinuaron en 2006 por las preocupaciones por la salud, Neuhausen dice que los productos permanecen en el entorno y en los cuerpos de las personas, y su presencia en muebles viejos y otros productos quiere decir que la gente continúa exponiéndose.

PBA también se ha asociado con problemas neurológicos y del desarrollo. La preocupación entre los consumidores por el impacto de los BPA en la salud humana ha subido considerablemente en las últimas décadas. Aunque la administración de medicamentos y alimentos de EE. UU.  prohíbe su uso en los biberones y en las tazas para bebés, la exposición entre la población es amplia debido al uso de estos productos químicos en otros muchos productos de uso común.

Neuhausen y sus colegas están investigando los efectos potenciales de estos dos productos químicos en el cáncer de mama desde múltiples ángulos. Los investigadores están analizando muestras de sangre de los participantes en el California Teacher’s Study, un grupo de mujeres que los científicos han estado estudiando desde 1995, buscando cambios en la expresión de los genes y la actividad hormonal asociada a la exposición. “Dado que los californianos tienen probablemente uno de los niveles de PBDE en sangre más altos que cualquier otra población en el mundo como resultado de pasadas normativas estatales sobre la flamabilidad de los muebles, es lógico trabajar con el Teacher’s Study”, dijo Neuhausen.

Los investigadores también están haciendo estudios de las células de las mamas para comprender los mecanismos por los que estos productos químicos contribuyen al desarrollo del cáncer, así como estudios en ratones para entender cómo alteran la glándula mamaria los PBDE y los BPA. Los datos preliminares sugieren que los PBDE causan más nódulos terminales en la glándula mamaria, que a su vez aumentan el riesgo de cáncer de mama.

Aunque muchas compañías han sustituido los PDBE y los BPA en sus productos con otros compuestos, los substitutos presentan las mismas preocupaciones sobre la salud. Neuhausen dice que los descubrimientos de su equipo podrían ser relevantes para estos nuevos susbstitutos también.

El proyecto ha reunido un comité de líderes de la comunidad (CLC) que incluye organizaciones que representan a las comunidades china, latina, afroamericana y blanca no hispana. Los miembros del comité ofrecen dirección sobre cómo comunicar los factores de riesgo y la ciencia puede ayudar al desarrollo de material educativo incluyendo el  sitio web del proyecto, y reclutando miembros para grupos de enfoque. 

“Ha sido muy fructífero porque estos grupos no solo nos están ayudando, sino que también están aprendiendo sobre otras organizaciones que están trabajando en el problema”, dijo la socia de defensoría Michele Rakoff, directora ejecutiva de Breast Cancer Care & Resear Fund (atención del cáncer me mama y fondo de investigación). “El CLC ha ayudado mucho a compartir la comunicacion entre comunidades”. Rakof también está recogiendo el conocimiento adquirido con el proyecto y lo está difundiéndo mediante un programa educativo. El programa se asocia con universidades y sus escuelas imán para presentarles a los estudiantes la información sobre el cáncer de mama y el entorno.

Otro lugar de BCERP, el Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center, está también investigando la menopausia como época de la vida susceptible, centrándose en los metales. “Las mujeres menopáusicas no son una población bien estudiada fuera de la terapia de hormonas de reemplazo”, dijo Rakoff. “Así que el programa BCERP está sin duda ayudándonos a comprender la menopausia como factor de riesgo”.

Las coinvestigadoras principales del proyecto City of Hope son Susan L. Neuhausen, Ph.D. The Morris & Horowitz Families profesora de investigación de etiología del cáncer y resultados, y Shiuan Chan, Ph.D., profesora y jefa del Departamento de biología del cáncer. Defensora de la comunidad y directora ejecutiva en Breast Cancer Care & Research Fund, Michele Rakoff se asocia con las investigadoras para ayudar en el diseño de la investigación y a difundir los resultados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *